Preparación para la Cirugía de Hemorroides

by Dr. Edward F. Group III, DC, ND

Una Marca Check

Las hemorroides son un padecimiento común que suele tratarse en casa con cambios sencillos en la dieta y el estilo de vida. Pero las hemorroides persistentes o problemáticas pueden requerir la evaluación de un médico que decidirá si se necesita una cirugía de hemorroides. Esta información servirá para que usted determine cuándo debe ir con un doctor y qué puede esperar en el consultorio médico.

¿Cuándo debo ver al doctor debido a una posible Cirugía de Hemorroides?

Vea a su médico si tiene sangrado rectal porque puede ser un síntoma de otras enfermedades más graves como el cáncer de colon, el cáncer de recto, y la enfermedad de Crohn. También que su doctor evalúe sus hemorroides si hay fiebre o si no desaparecen a la semana de recibir tratamientos en casa.

En el consultorio

Su profesional de la salud le hará un examen rectal digital y posiblemente una anoscopía para diagnosticar sus hemorroides u otro padecimiento, y para determinar la gravedad del caso.

Para quienes padecen hemorroides, puede requerirse un examen rectal digital para revisar anormalidades en la zona pélvica e inferior del abdomen. Un examen rectal digital también puede usarse para descartar padecimientos más graves como el cáncer de colon, el cáncer de recto o la enfermedad de Crohn. Este examen también puede servir para que su médico determine la gravedad de las hemorroides y las acciones necesarias para tratarlas. Durante un examen digital rectal, su médico insertará un dedo cubierto con un guante y gel en el recto y usará la otra mano para presionar la parte baja del abdomen o la pelvis. Esto también sirve para que el médico examine la próstata de los hombres y el útero y los ovarios de las mujeres. A veces la vejiga puede sentirse durante un examen digital rectal.

La anoscopía permite que el doctor examine el ano, el canal anal, y la parte inferior del recto para ver si hay tumores o pólipos, inflamación, sangrado y otros malestares. Para realizar esta prueba el doctor usará un anoscopio, que es un tubo corto, rígido y hueco que puede contener una luz. Aumenta el tamaño del recto y permite a su médico ver las dos últimas pulgadas del colon, espacio también conocido como el canal anal. Durante una anoscopía también puede tomarse una biopsia. Conforme el instrumento se retira con cuidado, el revestimiento del canal anal puede ser revisado con detenimiento.

Su doctor puede usar estas dos pruebas para evaluar sus hemorroides y determinar el mejor método de tratamiento. Podrá recetar un ungüento hemorroidal convencional como la crema con 2.5% de hidrocortisona. Para las hemorroides que no responden a los medicamentos recetados o auto-aplicados puede ser necesaria una cirugía que aliviará o removerá la hemorroide. No todas las hemorroides deben ser revisadas por un médico. Lea todos los artículos de este sitio web para que obtenga más información.

Procedimientos Quirúrgicos

Remoción de Coágulos

Este es un procedimiento menor que se efectúa para tratar las hemorroides externas y suele realizarse en el consultorio médico. El doctor aplicará un anestésico local y extirpará el coágulo. La herida dolerá cuando se toca conforme cicatriza pero el alivio del dolor hemorroidal casi será inmediato. No se requiere mucho tiempo para recuperarse de este procedimiento.

Ligadura con Banda Elástica

Es el procedimiento más comúnmente utilizado para tratar las hemorroides internas prolapsadas. Al igual que con la remoción de coágulos, es un procedimiento que se realiza en un consultorio médico. El doctor colocará una liga en la base de la hemorroide, cortando su circulación y haciendo que se seque. La hemorroide se caerá sola en una semana, más o menos. Si hay varias hemorroides, es posible que su médico realice este procedimiento solo en una hemorroide a la vez.

Escleroterapia

También conocida como una terapia de inyecciones, este procedimiento se usa para curar hemorroides pequeñas. La terapia de inyección puede efectuarse simultáneamente en múltiples hemorroides, sin embargo, no es tan efectiva para tratar las hemorroides más grandes. La escleroterapia requiere la inyección de una sustancia que endurece la base de la hemorroide e interrumpe la circulación. Al igual que con la ligadura con banda elástica, la hemorroide se caerá sola en una semana, más o menos. El desarrollo de hemorroides esclerosadas es una posible complicación de la terapia con inyección, pero estos casos son poco frecuentes.

Coagulación con Rayo Láser o Infrarrojo

Estos procedimientos usan ya sea un laser o un rayo infrarrojo intenso para quemar la hemorroide problemática y destruir el tejido hemorroidal. Estos procedimientos no requieren hospitalización pero sí tienen una recuperación post-quirúrgica muy lenta en comparación con otros métodos.

Hemorroidectomía

La cirugía de hemorroides, también conocida como hemorroidectomía, típicamente se usa solo en casos severos de hemorroides externas. Suele recomendarse para tratar hemorroides internas o externas de gran tamaño, o para las hemorroides que dan síntomas de dolor o comezón extrema. Durante este procedimiento, la hemorroide es quirúrgicamente removida con anestesia local o general. La hemorroidectomía requiere una hospitalización de tres a diez días y una recuperación post-quirúrgica en casa de dos a cuatro semanas. En casos atípicos, la cirugía de hemorroides puede causar dolor severo, mucho sangrado, cicatrización y la imposibilidad de defecar. Algunas hemorroides requerirán atención médica y otras no.

PPH: Procedimiento para Prolapso y Hemorroides

Este procedimiento también es conocido como hemorroidopexia con grapas, hemorroidectomía con grapas, y mucosectomía circunferencial. El PPH es una técnica que reduce el prolapso del tejido hemorroidal al cortar una banda de la membrana prolapsada con grapas. El tejido sobrante es removido y el tejido hemorroidal restante es engrapado, permitiendo que vuelva a su posición original. Algunos pacientes tienen menos dolor y una recuperación post-operativa más corta con este procedimiento. Los riesgos del PPH incluyen dolor persistente, disfunción intestinal, daño a la pared rectal y el estiramiento del esfínter.

Foto: Matt Carman


One Response to “Preparación para la Cirugía de Hemorroides”

  1. Jon Anthony Hamilton says:

    no duele?

Comments are closed.

Estas declaraciones no han sido evaluadas por la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés). La información y las declaraciones hechas son para propósitos de educación y no pretende sustituir el consejo de su médico profesional. Este sitio web contiene enlaces a sitios web operados por otras partes. Estos enlaces se proporcionan para su conveniencia y referencia solamente. No somos responsables por el contenido o productos de cualquier otro sitio.

© 2018 • Todos Los Derechos Reservados • Remedios para las Hemorroides